tipos de brackets

Brackets dentales, ¿sabes cuántos tipos existen?

Tener que recurrir al uso de brackets para que nuestros dientes dejen de estar torcidos o para que se tenga una mordedura más fuerte puede ser inevitable, pero lo cierto es que hay diferentes tipos de brackets y, dependiendo de lo que nos ocurra, será más recomendable que usemos unos u otros. Hoy, desde Clínica Dental Miguel Ángel García Pérez, os hablamos de ello.

Tipos de brackets

Por lo general, encontraríamos cinco tipos de brackets diferentes: los metálicos, los estéticos, los linguales, los autoligables, y los transparentes, que también son más conocidos como Invisaling.

Brackets metálicos

Los brackets metálicos son los más comunes y, además, los más usados cuando se trata de realizar una ortodoncia. Éste, para que el alambre se quede fijo y así se alineen los dientes correctamente, utiliza unas gomitas que pueden ser de muy variados colores. Lo normal es que las gomas sean de color blanco para que sean lo menos llamativas posibles.

Cabe destacar que los brackets metálicos también pueden ser hasta un 40% más pequeños que los normales sin que esto afecte a los resultados que se obtienen tras el tratamiento. Tal vez la diferencia sea que con los brackets pequeños se obtiene una mayor comodidad y una estética más agradable.

Brackets estéticos

Cuando no queremos que se note que llevamos ortodoncia lo más normal es recurrir a los brackets estéticos, que pueden ser de cerámica o de zafiro, aunque también puede hacerse una combinación de ambos.

Los brackets cerámicos están compuestos por unas abrazaderas que son del mismo color que los dientes y cuya función es la de alinearlos bien. Los alambres de este tipo de brackets son transparentes y están hechos con un material muy resistente.

Los brackets de zafiro, por su parte, se mimetizan con el color del diente, por lo que son aún menos notorios que los brackets cerámicos. Además de esto, presentan una gran ventaja: es mucho más difícil que se ensucien o tiñan debido al café o al tabaco.

Brackets linguales

Este tipo de brackets son una excelente solución estética debido a que se pegan a la parte interior del diente y, por lo tanto, no se ven desde fuera. Estos aparatos se realizan de manera individual para que cada paciente tenga el ajuste que necesita y no se produzcan así problemas de rozaduras o molestias a la hora de hablar.

Brackets autoligables

Este tipo de ortodoncia, para conseguir el resultado deseado, utiliza unos clips de autoligado que mueven los dientes a través de fuerzas ejercidas por arcos de memoria elástica, por lo que no se unen los brackets con los arcos mediante ninguna ligadura. La ventaja más importante de este tipo es que se elimina la necesidad de usar las gomitas.

Brackets transparentes o Invisaling

Con la ortodoncia invisible o Invisaling lo que se consigue es sustituir los brackets metálicos por férulas de plástico o alineadores transparentes con el fin de poner los dientes en su posición correcta. Para crear las férulas se utiliza la simulación 3D con el fin de crear una versión lo más exacta posible de la boca del paciente y así poder ir modificándolas conforme avanza el tratamiento para que el resultado sea perfecto.

 

Como sabéis, en nuestra clínica somos expertos en ortodoncias, así que, si tenéis que poneros una o tenéis problemas con la vuestra no dudéis en venir a vernos o contactarnos.