cómo dejar de roncar

¿Cómo dejar de roncar?

Dormir bien es fundamental para conservar un buen estado de salud general. No solo permite que afrontemos el resto del día con energía, sino que es fundamental para mantener unos correctos hábitos, presumir de corazón sano, para que nuestro sistema inmunológico no se debilite, para mejorar la memoria y para que seamos más positivos, optimistas e incluso creativos.

Sin embargo, no siempre depende de nosotros mismos que podamos sucumbir a los placeres de un sueño profundo y reparador. El hecho de dormir con alguien que ronca provoca que tengamos un sueño fragmentado o incluso que no podamos llegar a pegar ojo en toda la noche. ¿Cómo dejar de roncar?

El ronquido se produce por una vibración de los tejidos de la vía aérea, desde la nariz hasta los pulmones, que se produce por ser un conducto muy estrecho. El más típico se produce por la vibración de la campanilla, que a menudo se inflama con el tiempo y ocasiona muchas molestias. Otro ronquido típico, más agudo, se produce por la vibración del cartílago de la epiglotis.

Además, los ronquidos están relacionados con malposiciones dentarias y problemas de la articulación tempero-mandibular (ATM). Siempre que se tenga una mandíbula retrasada cuando se cierra la boca, la lengua se desplaza hacia atrás favoreciendo el ronquido. También se producen ronquidos cuando al cerrar la boca los incisivos superiores casi impiden ver a los incisivos inferiores (sobremordida).

En definitiva, cualquier cosa que produzca una falta de espacio en la vía aérea, como grasa excesiva o alergia nasal, entre otras.

¿Sabías que más de la mitad de la población española adulta masculina y una cuarta parte de la femenina ronca habitualmente?

Es muy importante que sepas que el ronquido no tiene una cura milagrosa. Por lo que si te sueles preguntar “cómo dejar de roncar para siempre”, debes saber que no es posible asegurarse del todo de que no volverá a pasar tras un tratamiento adecuado. La única solución es detectar cuál es la razón por la que roncas y hacer lo indicado para remediarla, disminuyendo mucho los ronquidos o incluso llegando a evitar que suceda de forma habitual.

Las causas del ronquido más comunes son:

  • Tabique nasal desviado o deforme.
  • Pólipos nasales.
  • Congestión nasal.
  • Sinusitis.
  • Tener con sobrepeso, pues debido al tejido excesivo del cuello las vías respiratorias quedan presionadas y el aire no pasa adecuadamente.
  • Inflamación de las adenoides.
  • Consumo de alcohol.
  • Tratamiento con alguna medicación para dormir antes de acostarse

¿Qué cosas podemos hacer para dejar de roncar?

  • Realizar ejercicio con regularidad. El ejercicio es un gran aliado para disminuir los ronquidos, en especial la natación debido a sus maravillosos efectos en los procesos respiratorios. Si sufres de obesidad es posible que los ronquidos estén vinculados con la apnea del sueño, por lo que perder peso es una herramienta vital para disminuirlos e incluso para eliminarlos por completo. Llevar una dieta equilibrada y saludable y aumentar la actividad física es fundamental.
  • Evitar cenas pesadas. Estas cenas son uno de los principales fomentadores del ronquido, por eso si quieres dejar de roncar o, al menos, disminuir notablemente la frecuencia de los episodios, evita comer alimentos muy pesados o mucha cantidad y acostarte enseguida.
  • Evitar tabaco y alcohol. En la medida de lo posible es oportuno mantener a raya la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas si tu meta es dejar de roncar. Así mismo,  el tabaco es un factor que promueve los ronquidos al afectar las vías respiratorias.
  • Una buena postura para dormir. Por ejemplo, dormir hacia arriba afecta a las vías respiratorias y hacen que ronquemos más, por eso, siempre se recomienda dormir de lado, en posición fetal o boca abajo.
  • Utilizar dispositivos. Nos referimos a las bandas nasales para disminuir los ronquidos, así como también  férulas orales y dispositivos de avance mandibular, ya que favorecen a una mayor amplitud de la válvula nasal.
  • Establecer rutinas del sueño adecuadas. Así, el descanso nocturno debería ser de entre 7 y 8 horas; es aconsejable una siesta de media a una hora como máximo y siempre al menos 6 horas antes de acostarse.
  • Tratamiento u operación de cirugía. Recomendamos visitar a un especialista en el caso de que los ronquidos sean muy fuertes y frecuentes, ya que estos impiden un correcto descanso y una adecuada oxigenación cerebral. Todo esto influye en tu rendimiento y energía durante el día, además de afectar la relación en el caso de que compartas la cama.

El tratamiento de apnea del sueño o roncopatía que llevamos a cabo en Clínica Dental Miguel Ángel García Pérez es beneficioso para mejorar el descanso y evitar cardiopatías severas.