El sangrado de las encías es un síntoma claro de enfermedad periodontal

  • Clínica Dental Miguel Ángel en InglésClínica Dental en Español
Clínica Dental Miguel Ángel - Publicación en medios

El sangrado de las encías es un síntoma claro de enfermedad periodontal

Artículo original publicado en el Diario La Razón – 9 marzo – 2014.

Artículo original publicado en el  Periódico Carrión – Sept. 2009 – 1ª quincena

Autor: Dr. Roberto García Fernández

El tratamiento de la periodontitis se dirige a eliminar las bacterias productoras de la enfermedad, además de corregir los factores de riesgo (tabaco, malposición…) El ser humano no sólo ha prolongado mucho sus años de vida, sino que también ha mejorado la calidad de vida. Uno de los factores más importantes de esta mayor calidad de vida es el mantenimiento de la dentición en buenas condiciones de salud y función.

Sangrado encías

Las enfermedades periodontales son un conjunto de enfermedades que afectan a los tejidos que rodean y sujetan a los dientes. Son enfermedades inflamatorias de causa infecciosa que, dependiendo de su afectación, las denominamos: gingivitis (cuando sólo afecta a la encía y no a los tejidos de soporte del diente), y periodontitis (con afectación de los tejidos de soporte, produciendo la destrucción del hueso y del ligamento que soportan y sujetan los dientes). Si la periodontitis no se trata, evoluciona destruyendo todo el soporte de los dientes y se produce la pérdida de los mismos.

Es importante saber que la evolución de la enfermedad puede detenerse, siendo la recuperación tanto mayor cuanto más precozmente se haya tratado. Los signos y síntomas más frecuentes de la enfermedad periodontal, vulgarmente denominada piorrea, son: enrojecimiento e inflamación de la encía, sangrado de la encía con el cepillado, retracción de las encías (sensación de dientes más largos), separación de los dientes, sensibilidad dentaria aumentada, mal aliento, etc.

En el origen de la enfermedad intervienen múltiples factores (hormonas, medicamentos, enfermedades generales, etc). La causa más frecuente que da lugar a esta enfermedad son las bacterias. En la boca existen más de 300 tipos de bacterias y muchas son lesivas. Las bacterias que habitan en la boca se depositan sobre la superficie de los dientes, constituyendo la placa bacteriana. Cuando estas bacterias sobrepasan un cierto nivel, pueden producir lesiones en los tejidos periodontales. La gravedad depende de la susceptibilidad individual, que es una característica genética. Las personas que padecen periodontitis encuentran afectados entre sus padres y hermanos, lo que indica el carácter hereditario. Los dientes mal colocados pueden favorecer la aparición de problemas en la encía, así como el hábito tabáquico pueden agravar esta enfermedad.

El tratamiento de la periodontitis se dirige a eliminar las bacterias productoras de la enfermedad, además de corregir los factores que hacen al individuo más susceptible a la misma (tabaco, malposición dentaria, etc). Este tratamiento consiste en un estudio periodontal clínico y radiológico para valorar la situación en el momento de empezar. La fase básica del tratamiento es el raspado, pasando, en casos en los que la enfermedad está más avanzada, a la cirugía periodontal. Cuando la enfermedad está controlada, da comienzo el mantenimiento periodontal, revisiones periódicas con valoración higiénica y verificación clínica, diente por diente.

Una vez eliminados los focos de infección (bolsas periondontales), existen procedimientos regenerativos como injerto de encía, rellenos óseos, injertos inlayns, etc. que nos ayudarán a recuperar y mantener la situación inicial, obteniendo una armonía en la sonrisa. En ciertas ocasiones, en las que el proceso degenerativo ha provocado una alteración estética y funcional, pueden ser necesarios tratamientos implantológicos, ortodóncicos, restauradores, combinando las especialidades odontoestomatológicas.