bruxismo, síntomas y tratamiento

La férula dental: qué inconvenientes presenta

En otras ocasiones os hemos hablado tanto del bruxismo como de las férulas dentales que ayudan a que éste pueda llevarse mejor, pero hoy, desde Clínica Dental Miguel Ángel García Pérez queremos centrarnos en un aspecto concreto y que tiene que ver, precisamente, con las férulas dentales: ¿qué inconvenientes presentan?

¿Qué es la férula dental?

No es la primera vez que os hacemos esta pregunta, pero para aquellos que aún no lo tengan del todo claro, no viene mal hacer un pequeño recordatorio.

Las férulas dentales, como comentábamos anteriormente, se utilizan para paliar los efectos del bruxismo. En concreto, estas férulas podrían considerarse como unas placas de plástico de color transparente que tienen un grosor aproximado de 2 a 3 milímetros y que se colocan en una de las arcadas para evitar que nuestros dientes se dañen cuando los rechinamos o los apretamos de forma inconsciente.

¿Cómo actúa la férula dental?

Rechinar o apretar los dientes sin darnos cuenta es lo que se denomina bruxismo, dándose con mayor frecuencia durante las horas de sueño y pudiendo llegar a provocar dolor de mandíbula, de cabeza e incluso también puede ocasionarlo en la parte posterior del cuello.

Siendo esto así, es importante hallar un método que reduzca dichos dolores, por lo que se recurre entonces a las férulas dentales. Éstas actuarán como un amortiguador entre la fuerza que hace el contacto de los dientes, por lo que se evita que se rocen unos con otros y, al mismo tiempo, que estén protegidos del desgaste.

De igual forma, las férulas dentales también ayudan a que se disminuyan las fuerzas oclusales y a que se pueda evitar la sobrecarga muscular, lo que hace que se relaje la articulación temporomandibular.

Inconvenientes que presenta la férula dental

Aunque no hay lugar a dudas de que las férulas dentales son una gran ayuda, lo cierto es que presentan ciertos inconvenientes, como que los resultados que se consiguen con ellas no son a largo plazo. Es cierto que se consigue reducir el rechinar de dientes debido a que estos se encuentran protegidos por la férula, pero puede volver a ocurrir en el momento en el que deje de usarse la férula.

Otro de sus inconvenientes es que cabe la posibilidad de sufrir infecciones y caries dental en caso de que utilicen la férula dental durante mucho tiempo. La razón de esto es que pueden quedar restos de comida o bacterias entre los dientes y, cuando se lleva puesta la férula, la saliva no puede eliminarlas, por lo que aumenta la probabilidad de tener caries o infección.

También podría ocurrir que la férula, de tanto usarse, acabase desgastada. Si esto ocurre habría que sustituirla por una nueva ya que no hacerlo y seguir usando esa podría suponer que el problema se viera agravado.

Además de esto, también destacamos que usar las férulas podría provocar dolor y sensibilidad en los dientes, aunque es algo que sólo se da durante los primeros días en los que se usa, y también que se produjese una irritación en los tejidos de las encías y en la boca.

No obstante, la férula dental es muy usada a día de hoy y sus efectos beneficiosos se notan en poco tiempo, por lo que es recomendable usarla siempre y cuando se haga de forma correcta y tal y como indiquen los especialistas.