llagas en la boca

Llagas: por qué aparecen y cómo curarlas

Cuando usamos aparato dental o prótesis dentales la aparición de las llagas puede darse con una mayor frecuencia. Es por ello que hoy, desde Clínica Miguel Ángel García Pérez, queremos hablaros sobre ellas y también de algunos remedios con los que ponerle solución a ese molesto dolor.

¿Por qué aparecen las llagas?

Las llagas acostumbran a aparecer sobre la mucosa de la cavidad oral, razón por la que es frecuente que encontremos que éstas nos salen las mejillas interiores de la boca, en la lengua, o incluso en la base de las encías.

Los motivos por los que aparecen pueden ser varios, como tener una reacción inmunológica, una infección viral, los traumatismos, llevar la conocida ortodoncia, el estrés, las carencias nutricionales, cambios hormonales, algunos fármacos o alergias. No obstante, la más común suele darse por mordidas propias que se producen mientras masticamos la comida.

Tipos de llagas

Cuando las llagas aparecen, cabe destacar que pueden ser de varios tipos: las llagas menores, las llagas mayores, y las llagas herpetiformes.

  • Llagas menores: son las que más se dan, aproximadamente un 80% de las llagas que aparecen en nuestras bocas son de este tipo. Por lo general, acostumbran a salir en solitario y se curan en cuestión de siete días.

 

  • Llagas mayores: Éstas son parecidas a las menores, pero su tamaño es mayor (alrededor de un centímetro) y se curan en unas semanas, pudiendo dejar a su paso una cicatriz.

 

  • Llagas herpetiformes: Estas llagas serían aquellas que aparecen como numerosas úlceras cuyo tamaño oscila entre 1 y 3 milímetros y que se curan transcurridas unas semanas. Es posible que, al igual que ocurría con las mayores, estas llagas dejen alguna marca residual.

 

Remedios para las llagas

Uno de los remedios que os proponemos para curar las llagas es la sal debido a sus propiedades antisépticas y cicatrizantes. Para ello, lo único que haya que hacer es preparar una mezcla de sal (cucharada de 10 gr) con agua (200 ml) y remover hasta que se mezclen y calentarla hasta que llegue al punto de ebullición. Cuando el agua esté tibia hay que hacer gárgaras durante tres minutos varias veces al día. Con este método se conseguirá que en unos días desaparezca.

El bicarbonato sódico también es muy útil contra ellas y su preparación es similar a la de la sal. Hay que llegar al punto de ebullición 05 ml de agua durante 3 minutos, dejando que se enfríe después. Tras esto hay que poner el agua en un envase frío y agregar 30 gr de bicarbonato, mezclando bien hasta que se forme una pasta que se aplicará directamente sobre las heridas.

El hielo y el agua oxigenada también son muy útiles para frenar el dolor de las llagas. Ambos funcionan aplicándose directamente sobre las heridas. Por otra parte, también es buena idea usar el enjuague bucal ya que éste ayudará a que desaparezcan con más rapidez.

Los yogures también son una excelente ayuda gracias al ácido láctico y a otras bacterias que contribuyen a regular el pH de la boca. Lo idóneo es ingerir dos yogures al día hasta que  desaparezcan por completo.