manchas dentales

Manchas dentales: causas y soluciones

Las manchas en los dientes no gustan a nadie y son muchas las ocasiones en las que recurrimos a diferentes tratamientos para deshacernos de ellas. Hoy, desde Clínica Dental Miguel Ángel García Pérez e Hijos, queremos hablaros de dichos procedimientos, además de las causas que llevan a hacerlos.

¿Qué causa las manchas dentales?

La fluorosis dental, la hipoplasia del esmalte, o incluso una higiene dental deficiente, además del consumo de alimentos ácidos o muy azucarados, algo que también se aplica a las bebidas, provocan las anti estéticas manchas dentales que tanto nos desagradan. No obstante, no todos son conscientes del riesgo  que tienen sobre nuestra salud y por ello es recomendable ponerles solución.

¿Cómo solucionar las manchas dentales?

Como os decíamos antes, varios son los tratamientos que pueden llevarse a cabo para que las manchas dentales desaparezcan y, para aquellas personas que utilicen invisaling, es relevante destacar que algunos son compatibles con él.

Antes de aplicar tratamiento alguno, es importante saber cuál ha sido la causa subyacente que ha provocado las manchas dentales y en qué estado se encuentra el paciente. Una vez que esto se sabe, se puede proceder a aplicarlo.

Entre los diferentes que podemos encontrar destacamos los siguientes:

  1. Blanqueamiento dental: Blanqueando los dientes podemos reducir la apariencia de las manchas o la diferencia de tono entre éstas y la pieza dental.
  2. Carillas dentales: Dado que se adhieren a la superficie frontal de los dientes, las manchas se ocultan muy bien con ellas.
  3. Microabrasión de esmalte: Se retira un poco de esmalte para así reducir la apariencia de las manchas y, para que tenga un resultado más efectivo, es recomendable combinarlo con el ya mencionado blanqueamiento dental.

¿Cómo se pueden prevenir las manchas dentales?

El floruro suele ser uno de los problemas que hace que aparezcan las manchas, por lo que, si se usa la cantidad de pasta de dientes adecuada, es posible reducir la excesiva exposición de la cavidad oral al floruro. Esto es algo que hay que tener muy cuenta con los niños puesto que puede ser un problema para ellos por no controlar las cantidades.

Por otra parte, usar agua sin flúor, sobre todo en los bebés que normalmente se alimentan todavía de leche infantil, puede ayudar bastante a prevenir que se acumule mucho floruro en los dientes.