dentición

Proceso de dentición: cómo hacer que sea menos molesto

Normalmente, cuando los bebés tienen aproximadamente cuatro meses es cuando comienzan a salirles los primeros dientes y, como muy bien sabéis todos, ese proceso de dentición no es nada agradable y sí muy molesto. Hoy, desde Clínica Dental Miguel Ángel García Pérez e Hijos queremos hablaros de él porque hay varias formas de hacer que sea mucho más llevadero.

¿Cómo aliviar las molestias de la dentición?

Como acabamos de decir, varias son las prácticas que pueden llevarse a cabo para que a los niños no les resulte tan molesto el proceso de dentición.

Por ejemplo, lo más eficiente suele ser envolver un dedo en una gasa estéril y masajear la encía del bebé. Sin embargo, lo más común es aliviarles el dolor que sienten mediante el hielo. No obstante, si se opta por esta práctica se debe coger un trocito muy pequeño, envolverlo en una gasa, y frotar con él la encía.

Por otra parte, nos encontraríamos con los mordedores especiales, que también son de gran ayuda. Entre ellos destacan los que tienen la goma dura y, si además de esto también son coloridos, mucho mejor porque despertarán la atención del pequeño. El bebé los puede morder mientras intenta dormir y, al distraerse con el color de lo que tiene en las manos, no estará tan pendiente de las molestias que siente por la salida de los dientes.

Del mismo modo, están también los mordedores que pueden enfriarse en el frigorífico y cuyo efecto es muy similar al del trocito de hielo. Gracias a ese frescor notan la zona afectada mucho más calmada y anestesiada.

Por último, destacamos el uso de pomadas específicas y naturales que, al igual que los otros métodos, pueden ayudar a que el bebé sienta un dolor y malestar mucho menor.

Esperamos que con estas útiles prácticas podáis aliviar el proceso de dentición de vuestros pequeños.