Tinfecciones dentales

Disfunción temporomandibular: qué es exactamente

Hoy, desde Clínica Dental Miguel Ángel García Pérez, queremos hablaros de la disfunción temporomandibular para que sepáis qué es, cuáles son sus causas, los síntomas, y cómo se tratarse ya que, en caso de padecerla, puede provocar tensión, inflamación y dolor.

¿Qué es la disfunción temporomandibular?

Para definir es este problema tenemos que saber primero que la articulación temporomandibular es la que une nuestra mandíbula con el lateral de la cabeza, por lo que es la encargada de que podamos moverla bien para poder hablar, masticar, tragar, ect.

Sin embargo, si este disco no está colocado en su posición correcta no puede funcionar con normalidad y, por lo tanto, los músculos que están ligados a la articulación se ven afectados, generando, tal y como se decía con anterioridad, tensión, inflamación y dolor.

¿Qué es lo que causa la disfunción temporomandibular?

Lo cierto es que los motivos por los que se puede padecer este problema son bastante variados:

  • Un defecto en la alineación de los dientes.
  • El conocido bruxismo.
  • Un traumatismo que tiene como resultado que se desplace el disco articular.
  • El estrés.
  • La tensión emocional.
  • Una contractura muscular.
  • O incluso tratamientos dentales que no se han realizado correctamente.

Síntomas de la disfunción temporomandibular

A raíz de los motivos antes comentados, es posible que ocurran dos cosas: que se muestren síntomas o que no se muestren, ya que no todas las personas los presentan. En caso de que sea lo primero, nos encontraríamos con chasquidos al abrir la boca, un desgaste en los dientes, tensión muscular en la zona, dolor de cabeza o que incluso despertemos con dolor en la mandíbula.

Estos síntomas pueden llegar a agravarse, dificultando el habla, la masticación y también la deglución de alimentos. Si esto ocurre sentiríamos que el dolor viene desde la mandíbula y que y que va hasta el oído, el ojo, o el cuello.

No obstante, también es posible sentir un dolor agudo o crónico, sensación de rigidez en los músculos que mueven la articulación, pérdida o dificultad de movimiento de la mandíbula, que se produzca un cambio en la alineación de los dientes (tanto en los superiores como en los inferiores), chasquidos dolorosos al mover la mandíbula, o que escuchemos zumbidos o pitidos.

Del mismo modo, también se ha visto que la disfunción temporomandibular puede ocasionar problemas funcionales en los músculos, y también bruxismo y vértigo, además de pérdida auditiva, sensación de adormecimiento y falta de sensibilidad en el rostro.

Tratamiento de la disfunción temporomandibular

Actualmente, este problema sólo lo sufre un 30% de la población y no suele ser diagnosticado si no se hacen determinadas pruebas debido a que los síntomas se achacan a otras patologías. Sin embargo, para el correcto tratamiento se debe saber con exactitud qué es lo que ha causado la disfunción temporomandibular.

Podría ser suficiente con solucionar la causa, aunque también es posible que se necesiten férulas de desprogramación muscular o incluso fisioterapia. Los analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares se suelen recetar mucho para paliar el dolor que provoca la disfunción temporomandibular.

Es muy raro que tenga que recurrirse a la cirugía para ponerle solución a este problema, pero siempre cabe la posibilidad de que tenga que realizarse una artrocentesis para limpiar la articulación de adherencias y fibras.

Si vosotros notáis algún problema en vuestra mandíbula os recomendamos que vengáis a vernos para que podamos trataros.