Llama aquí
Llama aquí

Prótesis dentales

La pieza que necesita

Prótesis dentales de la Clínica Dental Miguel Ángel - Prótesis

La pérdida de dientes puede producir alteraciones (estéticas, digestivas, en la fonación y de la articulación temporo-mandibular) que serán mayores cuanto mayor sea el número de piezas perdidas y el tiempo que pase hasta su reposición, con prótesis dentales, implantes o puentes dentosoportados.

Una prótesis dental es un dispositivo artificial personalizado cuya misión es restaurar la pérdida de uno o varios dientes, recuperando así la estética y la función de su dentadura.

Las prótesis dentales se elaboran en el laboratorio por el protésico dental bajo las indicaciones del dentista, siendo este último el único cualificado y facultado legalmente para trabajar directamente sobre la boca del paciente. Los materiales más utilizados en su fabricación son la porcelana, el acrílico y diversos metales.

Algunos de los objetivos de las prótesis dentales son:

– Restablecer la función; la masticación y la correcta pronunciación.
– Restablecer la estética perdida.
– Evitar problemas derivados de la pérdida: desplazamiento de dientes vecinos, impactación de alimentos, maloclusión, complicaciones en la higiene.

Los tipos de prótesis que existen son:

– Fijas: cuando el paciente no las puede retirar.
– Removibles: cuando el paciente sí puede retirarlas. Dentro de estas, nos encontramos con:
Completas: se sustituyen todos los dientes y muelas.
Parciales: se reemplazan algunos de los dientes y/o muelas.

Prótesis fijas

Son aquellas completamente dentosoportadas, es decir, que toman apoyo únicamente en los dientes. Para su elaboración, es necesario tallar los dientes que van a servir como soporte, sobre los que se cementa la prótesis dental.

Es una opción que requiere tener una serie de dientes remanentes que tengan la suficiente estabilidad y que estén dispuestos de tal manera que se pueda realizar el tratamiento con éxito. Pueden llegar a ser altamente estéticas gracias a los nuevos materiales que están apareciendo, tales como el zirconio, la alúmina, o el disilicato de litio.

Son prótesis que no requieren de cirugía para implantarlas y que proporcionan mejor funcionalidad y estética. El contrapunto es que hay que tallar los dientes sanos, para poder realizarlas, con el riesgo que esto supone para las mismas.

Esta prótesis dental se diseña y construye a la medida de las características y necesidades físicas de cada persona, ya que debe adaptarse perfectamente a los tejidos y la forma de los maxilares en los que se apoya, de modo que no pueda moverse o despegarse de la encía.

Prótesis removibles

Estos tipos de prótesis dentales, también conocidas como dentadura postiza, permiten al paciente quitar y poner la prótesis él mismo en cualquier momento. En función de la cantidad de dientes que tenemos que reponer podemos hablar, como hemos mencionado, de prótesis parciales o prótesis completas.

Dependiendo del material con el que estén elaboradas pueden ser:
– Metálicas: normalmente para hacer tratamientos de desdentados parciales.
– Acrílicas: se utilizan en aquellos casos en los que la mayoría de dientes están ausentes y los que quedan tienen mal pronóstico.

Existen nuevos materiales que buscan mayor comodidad para realizar este tipo de prótesis, tales como el flexite que es más flexible que las clásicas prótesis de acrílico.

Por otro lado, dependiendo de la manera de sujetarse en la boca, las prótesis removibles pueden ser:
– Mucosoportadas: las conocidas prótesis completas, estabilizadas en boca gracias al apoyo de la prótesis en el hueso y la mucosa de la boca. Gracias al efecto de succión de estas prótesis pueden ser muy estables y permitir al paciente tener una buena calidad de vida.
– Dentosoportadas: cuando la principal sujeción de la prótesis proviene de los dientes remanentes.

Las prótesis removibles son una opción asequible económicamente, que no requieren de cirugía para poder colocarse y que si se realizan e insertan de forma adecuada pueden aumentar la calidad de vida del paciente. No obstante, debemos ser conscientes de la limitación de las mismas en cuanto a función y estética.

La utilización de las prótesis removibles requieren un periodo de adaptación a la misma por parte del paciente, además de educarle en la asunción de la responsabilidad en su cuidado y limpieza diaria. Durante el periodo de adaptación el odontólogo realizará las adecuaciones y correcciones que sean necesarias.

Los materiales que habitualmente se usan para las prótesis dentales son resinas, metales para dar resistencia y/o cerámica para dar color y aspecto de diente. Todos ellos con la finalidad de conseguir una estructura resistente que pueda cumplir con la función de masticación y una apariencia real.

Desde Clínica Dental Miguel Ángel García te informamos de algunas de las ventajas que poseen las prótesis dentales:

– Pueden sustituir las piezas dentales perdidas recuperando su funcionalidad.
– Recuperan la función masticatoria, permitiendo comer con normalidad, mejorando así la tonicidad de los músculos, disminuyendo los problemas de la articulación y mejorando de esta forma su salud gástrica.
– La función fonética y estética se ven mejoradas enormemente, ya que al tener dientes, la pronunciación de las palabras es mucho más clara y de mejor entendimiento.
– Recupera la dimensión vertical (altura que hay desde la punta de la nariz al mentón), que se había perdido producto de la ausencia de dientes y que se manifiesta en forma de arrugas en la zona perilabial y depresiones en los labios, dando la impresión de vejez prematura. Al recuperarla, no solo recuperamos la dimensión vertical, si no también recuperamos la tonicidad de los músculos perilabiales y labiales, haciendo que uno se vea mucho más joven.
– Se logra estabilidad y retención recomendadas, que le permitirán realizar las funciones propias.
– Conservamos las estructuras del sistema masticatorio, evitando su posible deterioro.