Llama aquí
Llama aquí

Ortopedia maxilar

Clínica Dental Miguel Ángel - Maxilar

La Ortopedia maxilar es la rama de la Odonto-estomatología que se ocupa de redirigir el crecimiento de los huesos maxilares que están en desarrollo.

Los ortodoncistas que forman parte de Clínica Dental Miguel Ángel García Pérez utilizan distintos aparatos extraorales para crear fuerzas especiales que dirigen el crecimiento de la cara y de los maxilares. Estos aparatos también se emplean para mover los dientes hacia posiciones mejores o bien para impedir que se desplacen cuando no deben hacerlo.

La ortopedia maxilar es una técnica odontológica que ayuda en la prevención, corrección y tratamiento en los problemas de crecimiento o decrecimiento de los maxilares; además, es un tratamiento que se ha demostrado efectivo para rehabilitar la función masticatoria en personas con dentición de leche o dentición mixta.

A menudo se confunden los términos de ortodoncia y ortopedia maxilar. Si bien ambos cumplen una función correccional. Sin embargo, la ortopedia facial se emplea mientras el hueso aún está en desarrollo para modificar un crecimiento anormal del hueso de la boca.

La ortodoncia suple la necesidad de corregir la posición de los dientes con ortodoncias de larga duración y mejorar, no solo la estética, sino también la mordida del paciente.

Los tratamientos con ortopedia maxilofacial previenen la aparición de complicaciones por crecimiento escaso o excesivo de masa ósea en la mandíbula, que puede derivar en problemas para vocalizar, comer e incluso respirar.

Es frecuente ver a personas que presentan un crecimiento irregular de la mandíbula. Esta singularidad ocasiona secuelas estéticas y psicológicas en la persona, ya que su apariencia física difiere de lo considerado socialmente normal.

A los problemas psicológicos que acarrean estas dolencias se suma la dificultad para masticar y la capacidad comunicativa del paciente.

Prognatismo

El prognatismo es una extensión o crecimiento mandibular excesivo del maxilar inferior (mandíbula). Este trastorno ocasiona que el mentón sobresalga excesivamente por debajo de la mandíbula superior.

El prognatismo hace que los dientes superiores encajen por detrás de los inferiores derivando, a su vez, en notables dificultades para masticar o hablar. Las personas que se someten a tratamientos de ortopedia maxilar lo hacen porque sufren fuertes dolores en las articulaciones además de recurrentes dolores de cabeza (además de por criterios estéticos).

Las causas del prognatismo son diversas: puede ocasionarse durante el desarrollo, por la afección de enfermedades hereditarias como el síndrome de Crouzon o el síndrome de Nevo de células basales, o ser consecuencia de otras enfermedades, seas adulto o niño, como el gigantismo o la acromegalia. 

Retrognatia mandibular

Por su parte, la retrognatia mandibular implica que el hueso mandibular crece poco o de forma incorrecta, generando una mandíbula pequeña que causa la no alineación de ambos maxilares. El maxilar superior sobresale por fuera de la mandíbula.

Los afectados por esta anomalía ósea sufren alteraciones para masticar y para articular sonidos y palabras, así como dolor facial de forma recurrente, casos de apnea del sueño y una autoestima baja a causa de su imagen.

Las causas del retrognatismo son mayoritariamente genéticas. No obstante, en casos puntuales puede deberse a un abuso del chupete o de chupar el dedo durante la infancia.

La actuación de ortopedia maxilar implica la recolocación de la mandíbula en el punto adecuado, adelantando la mandíbula en el caso de la retrognatia y retrasándola en el del prognatismo. Estos tratamientos se suelen hacer cuando el paciente alcanza la adolescencia o posteriormente.

En ambos trastornos óseos, el tratamiento con ortopedia maxilar corrige estas malformaciones de los huesos maxilares, pero requiere de tratamientos con ortodoncia para afinar los resultados y ofrecer a los pacientes una solución completa a sus problemas. Estos aparatos para ortopedia maxilar suelen ser removibles.

El resultado en el tratamiento de ortopedia maxilar de los pacientes depende básicamente de dos factores. El primero, la funcionalidad o molestias digestivas que pueden darse debido a una posición inadecuada de los dientes. Y otro factor, la estética dental del paciente, para un mejor alineamiento de sus dientes.

Hay que tener en cuenta otro factor muy importante, que es la edad del paciente al empezar la ortopedia.

Hay tratamientos de ortopedia maxilar que deberán empezar en edades tempranas, entre 7 y 9 años, cuando hay alteración en el crecimiento de los maxilares. A esto se le conoce como tratamiento de ortopedia funcional.

No obstante, existen otros tratamientos de ortodoncia que se empiezan alrededor de los 11 años de edad, por diferentes motivos. En primer lugar, porque ya se ha producido el recambio de la dentición temporal por la dentición permanente o definitiva. Como también, porque empieza la edad prepuberal, es decir, la edad del estirón del crecimiento.

Esta especialidad, además, ayuda a eliminar malos hábitos. Algunas de estas malas costumbres como, por ejemplo, chuparse el dedo, interfieren en el correcto crecimiento de los maxilares y provocan maloclusiones. Al igual que ayuda a aquellos pacientes en los que no existe espacio necesario para todos los dientes; en este caso con un tratamiento ortopédico a tiempo, se evita en un futuro apiñamiento dental (dientes montados) o extracciones.

Con ortopedia no se consigue el alineamiento dental, pero sí ayuda a conseguir este fin. Podemos usar aparatos removibles (de quitar y poner) o fijos, esto depende de cada caso y de la colaboración del niño con el tratamiento.

Lo primordial es detectar a tiempo estas anomalías del crecimiento, para actuar cuanto antes, y que no sea demasiado tarde. Esto es de suma importancia ya que, en un niño, en período de crecimiento, una anomalía de los maxilares se corrige con un aparato, en cambio en un paciente adulto se convierte en un tratamiento más complejo y podría ser necesario realizar cirugía. Sin embargo, también pueden tener éxito completo en su tratamiento.

Si requiere de más información, contacte con nosotros. ¡Estamos a su disposición!