Llama aquí
Llama aquí

Tratamiento de la disfunción temporomandibular

Diga adiós a la disfunción masticatoria

Disfunción Temporomandibular . Clínica Dental Miguel Ángel - Tratamiento temporomandibularLa articulación temporomandibular relaciona la mandíbula con el cráneo, permitiendo todos los movimientos que se realizan al hablar, comer, gesticular, entre otros.

Los síntomas más frecuentes del síndrome de disfunción masticatoria o temporomandibular son chasquidos, dolor o bloqueos intermitentes en la apertura de la boca.

Los síntomas que provoca la disfunción temporomandibular son:

  • Dolor en el oído o alrededor de la oreja.
  • Dolor que se extiende desde la oreja hasta la cara.
  • Sensibilidad en la musculatura mandibular.
  • Chasquidos o crepitación al abrir la boca.
  • Dificultad para abrir la boca.
  • La mandíbula se pega, “se cierra” o se disloca.
  • Dolor causado por un bostezo o a masticar.
  • Ciertos tipos de dolores de cabeza o de cuello.

Disfunción temporomandibular

Para el tratamiento de la disfunción temporomandibular, en Clínica Dental Miguel Ángel García Pérez incidimos en diversos aspectos: medicación, fisioterapia, ferulización, psicoterapia y cirugía. Además, hemos tenido colaboraciones con el Centro Médico Teknon, como miembros del Grupo de Estudio de la Unidad de Patología de la Articulación Temporomandibular y Dolor Orofacial.

La elaboración de un plan de tratamiento ATM de un paciente con el síndrome de la articulación temporomandibular debe basarse en un exhaustivo estudio del estado mandibular, craneal, cervical, y de salud general del paciente. Asimismo, es necesario en algunas ocasiones la realización de pruebas y estudios complementarios como análisis de sangre, radiografías, y resonancia magnética por mencionar algunos ejemplos.

Es importante mencionar que raramente un solo tipo de tratamiento (por ejemplo, fisioterapia atm) es suficiente para tratar este tipo de patología siendo indispensable, por lo tanto, puede ser importante la colaboración entre varios especialistas (odontólogo, fisioterapeuta, psicólogo, otorrino, neurólogo,…) para ofrecer al paciente un plan de tratamiento eficaz e individualizado a sus necesidades.

En este sentido, en Clínica Dental Miguel Ángel García poseemos un amplio equipo de especialistas en disfunción craneomandibular y dolor orofacial.

Estos son algunos de los tratamientos ATM que ofrecemos a nuestros pacientes:

  • Férulas de descarga: La férula de descarga, también llamada férula mio-relajante, es un dispositivo de material acrílico que el paciente se coloca sobre los dientes superiores o inferiores (ocasionalmente ambos) principalmente durante el sueño (aunque también en algunos casos se puede utilizar cuando el paciente está despierto).

Desgraciadamente durante los últimos años se ha realizado un uso indiscriminado de este tipo de aparatos dando la impresión generalizada de que todas las férulas son iguales y se usan para tratar cualquier patología atm.

La férula de descarga es un dispositivo muy útil siempre que se diseñe de forma adecuada y a medida de cada paciente y su disfunción de Articulación temporomandibular. Una férula mal diseñada puede empeorar con enorme facilidad y de forma muy severa la disfunción de la articulación temporomandibular del paciente.

Asimismo también usamos otro tipo de férulas, como los dispositivos de avance mandibular (DAM), para el tratamiento del ronquido y de las apneas del sueño.

  • Técnicas de control de la tensión mandibular: La relajación y reducción del estrés diario es una de las mejores formas de ayudar a los músculos y articulaciones de la mandíbula y la zona cervical a recuperarse. El uso del bio-feedback mandibular, un dispositivo que permite al paciente el aprendizaje de distintas técnicas de autorelajación, es de gran utilidad en el tratamiento de la mayoría de cuadros musculares mandibulares. Esta técnica la utilizamos para tratar el bruxismo.
  • Fisioterapia ATM: La fisioterapia de la ATM es un tratamiento manual de gran utilidad en un gran número de pacientes con el síndrome temporomandibular. No obstante, este tipo de fisioterapia presenta particularidades que hacen aconsejable que sea realizada únicamente por profesionales altamente cualificados y experimentados en esta disciplina.

Una fisioterapia inadecuada a la disfunción de ATM del paciente puede provocar con gran facilidad un empeoramiento del cuadro clínico.

  • Infiltraciones: Las infiltraciones (en la ATM o en el zona cráneo-cervical) pueden ser muy útiles en el tratamiento de pacientes con síndrome de disfunción de la articulación temporomandibular y/o con dolor orofacial. La utilización de sustancias regeneradoras de las articulaciones como el Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF-Endoret) ha supuesto un avance médico revolucionario en el tratamiento de las patologías degenerativas y/o inflamatorias de la ATM. Del mismo modo, en algunas ocasiones y dependiendo del tipo de patología, se pueden utilizar otras sustancias como la toxina botulínica (Botox) para el tratamiento del síndrome temporomandibular y otros cuadros de dolor orofacial.
  • Farmacología: En algunas ocasiones es necesario recetar medicaciones como por ejemplo analgésicos y antiinflamatorios para tratar el síndrome ATM. Estas medicaciones suelen ayudar al paciente a controlar sus molestias, mientras que otro tipo de tratamientos resuelven el problema de una forma más definitiva. En las neuralgias bucales y faciales se emplean fármacos de acción central como tratamiento de primera elección en la mayoría de casos (fármacos que bloquean el dolor a nivel del sistema nervioso central). Para estos pacientes se analiza qué medicación y qué dosis son las más adecuada para cada paciente, lo que aumenta la seguridad y eficacia del tratamiento.
  • Cirugía de la ATM: Normalmente no es necesario el uso de la cirugía en el tratamiento ATM, siempre que esta patología se diagnostique y trate adecuadamente y a tiempo. La cirugía de la ATM solo debe considerarse en aquellos casos en los que el tratamiento conservador (férulas de descarga, fisioterapia, infiltraciones,…), realizado por profesionales expertos en esta disciplina, no haya obtenido resultados satisfactorios.