muelas del juicio

Muelas del juicio: ¿Hay que extraerlas o dejarlas?

Todos sabemos que las muelas del juicio son cuatro muelas que, tarde o temprano, terminan apareciendo. Muchas personas tienen que quitárselas dado que les suponen varias molestias, pero, por el contrario, hay otras personas a las que no les generan ningún inconveniente y, por lo tanto, no se las quitan. No obstante, cuando esto pasa, siempre surge la misma duda: ¿es necesario, entonces, quitarse las muelas del juicio? Hoy, desde Clínica Dental Miguel Ángel García Pérez, respondemos a esta pregunta.

¿En qué situación podemos dejarnos las muelas del juicio?

Desde que somos pequeños, ya tenemos esas muelas, pero, hasta que no se llega a la adolescencia, éstas no dejan de estar escondidas bajo las encías. Al ser dientes normales, no hay porqué extraerlos, siempre y cuando éstas crezcan con normalidad y no generen ni malestar ni dolor.

No obstante, es importante destacar que, con el paso del tiempo, estas muelas ya no aparecen con tanta frecuencia como antes, por lo que no es de extrañar que, actualmente, no se den tantos casos de extracción de muelas del juicio.

¿A qué se debe que haya personas que no tienen muelas del juicio?

Como acabamos de decir, hay personas a las que no les salen las muelas del juicio, aunque también puede ocurrir que sólo aparezcan unas pocas y no las cuatro. La razón de esto se debe, principalmente, a los cambios que se han producido en las dietas de las personas.

Sin embargo, también puede suceder que las muelas del juicio, todas o sólo algunas de ellas, surjan alrededor de los 17 años y se queden a medio salir de la encía. Esto, a decir verdad, no es demasiado favorable aunque no causen molestias porque se puede dar una infección en la encía por los restos de comida, que se acumulan entre la encía y el diente.

¿Por qué razones han de extraerse las muelas del juicio?

Además de porque muchas personas tienen molestias debido a ellas, puede ocurrir que las muelas del juicio, por su aparición, muevan todos los dientes, algo que conviene evitar.

En las revisiones periódicas que debe hacerse cada persona, se estudiará el caso mediante radiografías para decidir si es conveniente o no realizar la extracción de las muelas del juicio. Este procedimiento, en caso de tener que llevarse a cabo, puede realizarse incluso antes de que las muelas del juicio sean visibles, es decir, sobre los 12 o 14 años.

Sin embargo, la extracción también puede venir por la infección que comentábamos con anterioridad. Cuando esto ocurre, se intenta controlar la infección mediante la prescripción de antibióticos o de enjuagues bucales y, si tras ellos vuelve a ocurrir dentro de un tiempo, empieza a considerarse la extracción de las muelas del juicio.

Por otra parte, las muelas del juicio tienden a deteriorarse mucho más que los dientes normales debido a que, cuando hacemos el cepillado dental, es mucho más difícil llegar a ellas, por lo que es normal que haya más probabilidades de que se produzcan caries.

 

Nosotros os recomendamos que, ante cualquier malestar o dolor que tengáis por la aparición de las muelas del juicio, contactéis con nuestra clínica para que podamos estudiar el caso y ver qué solución es la más adecuada para remediar la situación.