piorrea, síntomas

Piorrea: síntomas

La piorrea o también llamada periodontitis hace referencia a un tipo de enfermedad periodontal  y es que no podemos olvidar que estos tejidos son los que se encargan de sujetar el diente, por lo que en caso de que se produzca la destrucción de estos tejidos, nos arriesgamos a que se produzca la pérdida del diente. ¿Cuáles son los síntomas de la piorrea?

La piorrea es debido a una evolución de una gingivitis mal curada. Se trata de una enfermedad grave e irreversible, dónde la lesión inflamatoria progresa hacia zonas más profundas de la encía y afecta al tejido óseo de soporte dental. De este modo, se infectan las conocidas como bolsas periodontales y por tanto se manifiesta la inflamación y sangrado de las encías, sobre todo en el momento del cepillado aunque también se puede dar de manera espontánea.

Entre los síntomas de la piorrea hay que hablar también de la recesión de las encías, causando dolor debido a la sensibilidad dental. Además, el mal aliento o halitosis, sensibilidad dental, movilidad de uno o varios dientes por la pérdida de soporte óseo dental, molestias a la masticación o funcionalidad oral, entre otros son los síntomas más frecuentes de la piorrea.

Piorrea, causas

Cuando comemos y masticamos siempre quedan restos de comida, sobre todo si los alimentos que hemos estado ingiriendo son algo pegajosos. Esto se convierte en caldo de cultivo para las bacterias que proliferan en la boca. Esta es la razón por la cual siempre se pide que nos cepillemos los dientes y eliminar los restos de la forma más eficaz.

Al no eliminar los restos de comida de manera correcta, éstos se van acumulando en la línea en la que se encuentran el diente con la encía y debajo de ésta. Cuando la infección no se ataja se forman las bolsas periodontales que hemos comentado anteriormente, haciendo que los microorganismos creen un ambiente ácido que va desmineralizando el hueso.

A medida que la piorrea avanza la encía se va retrayendo y las raíces del diente quedan expuestas y es mucho más vulnerable al ataque de la caries dental.

No hay que olvidar que la piorrea es una enfermedad infecciosa y que por lo tanto se contagia. Compartir cepillos de dientes, utensilios para comer o besar en la boca no es una buena idea si tenemos una infección bucal.

¿Cómo se cura la piorrea?

En la primeras sesiones se practicará un raspado periodontal, lo que permitirá eliminar todo el cálculo acumulado, cerrará en la mayoría de ocasiones al máximo las bolsas y permitirá reducir la infección.

Dentro de esta variedad de intervenciones dedicadas a este problema dental podemos mencionar el curetaje o el sondaje periodontal. 

También existe la posibilidad de la opción de someternos a una pequeña intervención de cirugía para solucionar este problema, sobre todo en los casos más graves.

Lo primero que necesita una persona que sospecha que tiene periodoncia es un buen estudio periodontal que va a determinar con seguridad el avance de la enfermedad, asi como radiografías que determinarán el estado del hueso.

Piorrea, tratamiento

El tratamiento periodontal, generalmente se divide en tres fases: 

  • Fase inicial, dirigida a controlar el factor causal primario en la enfermedad; el acúmulo de placa bacteriana.  

Para ello se debe llevar a cabo un exhaustivo tratamiento de higiene oral mediante sesiones de raspado para eliminar la placa acumulada bajo las encías.  

  • Terapia correctiva, para establecer medidas terapéuticas y restaurar función y estética. 
  • Terapia de mantenimiento dirigida a la prevención de la recurrencia y progresión de la enfermedad. 

Por último, en Clínica Miguel Ángel García, indicamos que el manejo de la piorrea depende de diferentes factores, entre otros: un buen diagnóstico precoz de la enfermedad, sobre todo hacer hincapié en la máxima eliminación de bacterias orales y el establecimiento de un programa de mantenimiento individualizado a largo plazo por parte de un odontólogo especialista.