amalgama dental

¿Qué es y cuándo cambiar amalgama dental?

La amalgama dental es un material que se utiliza de forma regular para la reconstrucción de dientes dañados por la caries, más comúnmente llamado, “empaste de plata“. Se trata de una aleación de mercurio con diferentes metales, tales, como plata, el más usado, o también otros metales como el oro, estaño, zinc o cobre, entre otros. Esto confiere un color metálico característico cuando la amalgama dental se utiliza en el diente. Ahora que ya sabemos a lo que nos referimos, ¿cuándo debemos cambiar la amalgama dental? 

Hay muchos pacientes que a día de hoy piensan que la amalgama dental es perjudicial para la salud porque llevan mercurio ya que es un metal pesado que nos puede perjudicar al absorberse por el organismo.

El mercurio ha sido acusado de ser un agente tóxico que causa alteraciones graves de la salud, tales como esclerosis múltiple, la enfermedad de Alzheimer, encefalitis mialgicas, epilepsia, etc. De ahí las diferentes confusiones sobre este material y este tipo de tratamiento dental.

Después de numerosos estudios e investigaciones se asegura que la amalgama dental es un material seguro y efectivo para el uso de las restauraciones dentales, tanto para niños como para adultos.

Muchos de nuestros pacientes que ya llevan empastes de amalgama de hace mucho tiempo nos preguntan si es mejor quitar y cambiar ese empaste dental y poner composite en su lugar. Lo cierto es que en la actualidad, la amalgama dentaria se utiliza con menos frecuencia en la clínica dental, ya que se ha ido reemplazando poco a poco por otros materiales como los composites o los ´materiales blancos´ y eso es también por la demanda de estética.

Lo que si queremos señalar es que no es aconsejable levantar innecesariamente las obturaciones antiguas de amalgama, pues ello puede incluso causar daños estructurales en dientes sanos a los que se les va a sustituir el empaste. Lo mismo ocurre con las mujeres embarazadas, por el peligro de aumentar la exposición a niveles altos de mercurio al feto.

Si de lo contrario queremos cambiar la amalgama dental, debemos saber que los materiales de resina, debido a que no contiene metal, no presentan los fenómenos de oxidación, corrosión, galvanismo, como puede ser el caso del empaste. La resina libera de forma permanente iones de flúor al tejido dental, lo cual previene en altísimo porcentaje la aparición de nuevas caries.

Por otro lado, desencadena menor desgaste del tejido dentario. Debido a que la resina o los composite se adhiere fuertemente al esmalte dental, y por tanto, no hay necesidad de hacer cavidades adicionales en el diente para asegurar su retención, tal como se tiene que hacer al colocar una amalgama. La amalgama dental se retiene en el diente de forma mecánica, y para esto necesitamos crear en la estructura dentaria.

Por último, destacar la ventaja de la estética dental en comparación con las amalgamas. Las resinas de última generación viene en una amplia gama de colores, la cual ayuda a  mimetizar la restauración de dicha pieza dental sin que se note. Es así como podemos utilizarla no solamente en dientes posteriores o para solucionar problemas de caries, sino también en grandes reconstrucciones de dientes anteriores e incluso para realizar tratamiento de carillas de composite.

Para terminar, solo nos queda decir que aunque una restauración de resina no es tan económica como la amalgama, tampoco es tan costosa como para que no esté al alcance de todos. Además, también podemos optar por los implantes dentales en el que se consiguiendo un aspecto natural de su dentadura.