Quistes dentales

¿Qué son y cómo se tratan los quistes dentales?

Los quistes dentales u orales son los que se llaman profesionalmente, odontogénico. Además de ser relativamente frecuentes, son unas cavidades de carácter benigno, pero fácil de tratar.

En el interior del mismo, se suele encontrar pus, que puede estar en estado semisólido o líquido, además de una fuerte capa de tipo escamoso y muchos estratos.

Hay dos elementos principales en el quiste dental, el pus y su epitelio, que puede llegar a causar graves daños en el interior de la mandíbula, particularmente en su hueso, que llega a provocar en algunas personas una pequeña deformidad o también movilidad de algunas piezas dentales.

En algunos casos también suele provocar, por el tamaño del quiste, o por el tejido afectado, la pérdida de algún diente.

Una de las causas principales de la aparición de los quistes dentales, es por la extensión de una infección del diente y el hueso, en el que se está implantando a zonas adyacentes.

¿Cómo se tratan los quistes dentales?

Los quistes dentales se pueden presentar en dos formas diferentes, por un lado, los quistes inflamatorios, y por otro, los quistes de desarrollo.

Los primeros se suelen originar por la pérdida de la pulpa dentaria, como por ejemplo a causa de una periodontitis. Los de desarrollo es por los tejidos alterados, normalmente de piezas dentales que no se han desarrollado correctamente.

Los expertos recomiendan el tratamiento quirúrgico, que consistirá en extraer y extirpar el quiste por completo, pero será diferente en cada caso dependiendo de su tamaño, extensión y demás. Nos aseguraremos de eliminar todo rastro de éste, ya que puede seguir destruyendo el hueso de las piezas dentales.

Antes de realizar cualquier tratamiento, el odontólogo realizará un estudio personalizado a cada paciente.

Además de la extirpación del quiste, es posible que sea necesario la realización de una endodoncia, restaurar la pieza dental o en otros casos, extraer el diente o los dientes afectados para evitar por completo que el quiste vuelva a producirse.

Recordar que el procedimiento quirúrgico suele tardar entre 30 y 45 minutos bajo anestesia local, por lo que será indoloro.

Hay que tener en cuenta que los quistes odontogénicos surgen en cualquier momento de la vida y tanto en hombres como en mujeres, de forma que todo el mundo debe estar atento ante este tipo de afecciones.